Print Page   |   Contact Us   |   Your Cart   |   Sign In
Search
Sign In


Forgot your password?

Haven't registered yet?

Breaking News
Calendar
OSAP International

Organización para la Seguridad y los Procedimientos de Asepsis

POSTURA SOBRE LAS LÍNEAS DE AGUA EN LA UNIDAD DENTAL

Marzo 2000

Esta postura actualiza la Declaración de la OSAP sobre las líneas de agua de la unidad dental, publicada en enero de 1997. La revisión se hizo en el Simposio Anual de OSAP realizado en Cincinnati Ohio, en Junio 24 a 27 de 1999.

Contenido:

  • Antecedentes
  • Exclusiones
  • Declaraciones sobre el uso de soluciones para enfriar e irrigar en odontología
  • Declaraciones sobre los métodos para mejorar y mantener la calidad del agua empleada en el tratamiento dental.
  • Declaraciones sobre las responsabilidades de los fabricantes de dispositivos y agentes químicos para mejorar la calidad del agua empleada en el tratamiento dental.
  • Declaración sobre las responsabilidades de los clínicos.
  • Conclusiones
  • Declaración de los editores y de los miembros del grupo de trabajo.
  • Referencias.
  • Recursos en internet.
  • Información organizacional.
Antecedentes

Las biopelículas microbianas están ampliamente presentes en la naturaleza y pueden ser encontradas prácticamente en cualquier sitio donde haya humedad y una superficie sólida donde adherirse [1]. Las biopelículas, consisten principalmente de bacterias productoras de mucosidad y hongos. La biopelícula en las unidades dentales se forma en las paredes de los angostos conductos de plástico que llevan agua hacia las piezas de mano, los escariadores sónicos y ultrasónicos, y las jeringas aire-agua usadas en el tratamiento de pacientes [2, 3]. Los niveles de contaminación en el agua para tratamiento dental pueden exceder 1,000,000,000 unidades formadoras de colonias por mililitro (UFC/mL). La mayoría de los organismos recuperados de las líneas de agua en la unidad dental son naturales en ambientes acuáticos, aunque se han reportado bacterias con un posible origen humano.

Aunque no hay evidencia epidemiológica que documente un problema de salud pública, la presencia de patógenos potenciales para el humano, en las líneas de agua dental (que incluyen Pseudomonas aeruginosa [2], especies de Legionella [4, 5] y especies no tuberculosas de Mycobacterium [6]) sugieren razones para preocuparse. Las alteraciones de la flora nasal [7] y la evidencia serológica de exposición a Legionella [8, 9] han sido reportadas en trabajadores de la salud dental. Fue publicado el reporte de un caso que asoció la exposición a agua dental contaminada con infecciones post-operatorias por Pseudomonas en pacientes inmunocomprometidos [10]. La Administración en Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés) recientemente alertó a los oficiales de vigilancia sobre la exposición ocupacional a bacterias de las líneas de agua dental contaminadas [11].

Las Recomendaciones 1993 de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para el control de infecciones en odontología afirman que para todos los procedimientos quirúrgicos, donde se corte hueso, se deben usar soluciones estériles para la irrigación [12]. En 1995 la Asociación Dental Americana (ADA) convocó un panel de expertos para revisar la información disponible sobre las líneas de agua en la unidad dental. En diciembre del mismo año la ADA publicó una declaración sobre las líneas de agua en la unidad dental que reta a los fabricantes de equipo dental para producir sistemas que puedan reducir la cantidad de bacterias en el agua usada para tratamiento dental no quirúrgico a 200 UFC/mL o menos para el año 2000 [13]. En noviembre de 1999, la ADA reiteró su meta y reportó sobre desarrollos científicos y tecnológicos que ocurrieron desde que el panel se reunió por vez primera [14].

Desde 1995 ha habido progreso significativo en el desarrollo de ingenierías confiables y económicas para controlar o prevenir la formación de biopelículas microbianas en las líneas de agua de la unidad dental. A la fecha, la Administración de drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha autorizado diversos productos para su venta en los Estados Unidos. Mediante su uso cuidadoso, muchos de estos agentes y dispositivos le permiten al dentista proveer agua de alta calidad para el tratamiento, con un impacto mínimo en el equipo y materiales dentales. Estos productos incluyen agentes químicos, reservorios independientes de agua, dispositivos de conteo automatizados y tecnología de microfiltración. También están disponibles los sistemas que proporcionan agua estéril, los cuales emplean ya sea componentes desechables o son esterilizables por calor. El agua de estos sistemas no pasa por la unidad dental. También se han desarrollado métodos para evaluar la calidad del agua en la clínica y monitorear el cumplimiento con los protocolos de tratamiento del agua. (Una lista actualizada de los productos aprobados por la FDA está disponible mediante la oficina central de OSAP, o www.osap.org ).

La OSAP generalmente concuerda con las recomendaciones actuales de los CDC y de la ADA sobre el uso de soluciones para enfriar e irrigar en odontología, y sobre el control de la contaminación microbiana en las líneas de agua de la unidad dental. La OSAP apremia a los dentistas para que tomen las medidas pertinentes que mejoren la calidad del agua empleada durante el tratamiento dental. La intención de las siguientes declaraciones es asistir a la profesión dental y a la comunidad de fabricantes dentales con un marco de referencia para acciones que mejoren y mantengan la calidad del agua empleada para el tratamiento dental.

Exclusión

Por favor note que estas declaraciones no están intencionadas para servir como un manual clínico para el control de la contaminación de las líneas de agua en la unidad dental. Los dentistas deben contactar al fabricante de su equipo dental para obtener orientación sobre los métodos específicos para mejorar y mantener la calidad del agua empleada para el tratamiento dental

Declaraciones sobre el uso de soluciones para enfriar e irrigar en odontología:

Declaración: Los números de UFC en el agua empleada para enfriar o irrigar durante el tratamiento dental no quirúrgico deben ser tan bajas como se pueda lograr razonablemente y como mínimo, deben cumplir con estándares nacionales reconocidos para el agua potable segura. Los procedimientos no quirúrgicos incluyen la mayoría de los curetajes subgingivales o procedimientos restaurativos, así como el acceso inicial a la pulpa dental.

Sustento: la meta de la ADA de 1995 promovía el desarrollo de métodos confiables para producir agua para el tratamiento dental que contuviese menos de 200 UFC/mL de bacterias acuáticas heterotróficas mesofílicas. La meta de la ADA se derivó de estándares de ingeniería establecidos en el campo de la hemodiálisis, donde las cuentas de bacterias superiores a 200 UFC/mL se han ligado a reacciones pirógenas en pacientes. Esta meta permanece un estándar viable de ingeniería para los fabricantes de dispositivos o agentes químicos intencionados para mejorar la calidad del agua para el tratamiento dental.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), la Asociación Americana de Salud Pública (APHA, por sus siglas en inglés) y la Asociación Americana de Plomería (fontanería) han establecido un límite máximo de 500 UFC/mL de bacterias acuáticas heterotróficas mesofílicas para el agua potable [15, 16]. Mientras que es claro que el agua empleada en el tratamiento dental debe contener cuentas de colonias tan bajas como sea razonablemente posible, hay poca evidencia científica de que el agua que cumple con los estándares del agua potable ocasiona un riesgo a la salud de los individuos inmunocompetentes. Aunque los procedimientos dentro del surco gingival técnicamente pueden exponer el sistema vascular, los tejidos del surco ya están colonizados por microorganismos. La decisión de usar agua limpia o estéril durante esos procedimientos debe basarse en la invasividad del procedimiento, el estado inmunológico del paciente, y otros factores de riesgo potencial para infecciones, como la endocarditis por infección.

Ya que el acceso inicial a la cámara pulpar puede realizarse junto con procedimientos de restauración dental, el uso de agua de la unidad dental que cumpla con estándares de agua potable es aceptable para los procedimientos de acceso en endodoncia, pero se prefieren las soluciones estériles para la preparación del canal y se requieren para la cirugía endodóntica.

Declaración: Las soluciones estériles que cumplen con los estándares apropiados descritos en la farmacopea de los Estados Unidos (USP, por sus siglas en inglés) deben ser usados para todo procedimiento dental que involucre la penetración, incisión, excisión, abrasión o ablación de mucosa oral intacta distinta a la del surco gingival, para exponer hueso o tejidos blandos normalmente no contaminados.

Sustento: OSAP concuerda con las recomendaciones 1993 del CDC que sólo deben ser usadas soluciones estériles para irrigar en procedimientos quirúrgicos que involucren el corte de hueso [12]. La declaración de OSAP además aclara esta posición al incluir todos los otros procedimientos quirúrgicos que exponen tejidos normalmente no contaminados y resultan en la penetración del sistema vascular. La USP establece estándares para las soluciones estériles que aseguran que estas están libres de microorganismos viables y tiene niveles aceptablemente bajos de endotoxinas bacterianas y de otras sustancias químicas potencialmente nocivas [17].

Declaraciones sobre los métodos para mejorar y mantener la calidad del agua empleada en el tratamiento dental.

Declaración: La OSAP alerta que la purga de las líneas de agua por varios minutos antes de iniciar el tratamiento dental, sin tratamientos adicionales para remover o suprimir la contaminación microbiana deben ser usados sólo como una medida interina hasta que métodos más efectivos puedan ser aplicados. La práctica de purgar brevemente las líneas de agua entre pacientes para remover el material del paciente potencialmente succionado durante el tratamiento debe ser continuado según recomendaciones de CDC.

Sustento: La eficacia de la purga mecánica sola para controlar la contaminación microbiana en el agua de la unidad dental no está bien sustentada por la literatura científica. Aunque la purga puede reducir temporalmente el número de microorganismos suspendidos en las líneas de agua dental, no hay un efecto predecible sobre las biopelículas adherentes. Se ha demostrado que los agregados bacterianos que se liberan de la biopelícula recontaminan el agua de la unidad dental en el transcurso de tratamientos dentales subsecuentes. [18, 19]. Sin embargo, la purga por varios segundos, entre pacientes, puede remover materiales que pudiesen entrar al sistema de agua durante el tratamiento del paciente. [12].

Declaración: Los dispositivos que proporcionan irrigación quirúrgica en la cavidad bucal deben emplear recipientes estériles no pirógenos o conductos para las soluciones que entran al sitio quirúrgico. Todos los componentes de estas vías deben ser desechables de un solo uso o compatibles con los métodos de esterilización por calor empleados en los consultorios dentales para pacientes ambulatorios. Los fabricantes deben probar todos los dispositivos reutilizables para validar la eficacia de los procedimientos de esterilización recomendados.

Sustento: Los ejemplos de los dispositivos comprendidos por esta declaración incluyen, las piezas de mano de cirugía y para implantes, los escariadores sónicos y ultrasónicos empleados en la cirugía periodontal, y los dispositivos de irrigación como las jeringas de bulbo. El uso de tubos y recipientes estériles no pirógenos para los irrigantes asegura que estas soluciones cumplen con estándares para los procedimientos quirúrgicos. Los métodos aceptables de esterilización deben incluir el vapor de agua a presión o vapor químico a presión.

Declaraciones sobre las responsabilidades de los fabricantes de dispositivos y agentes químicos para mejorar la calidad del agua empleada durante el tratamiento dental.

Declaración: La OSAP desalienta el uso de sistemas para entibiar el agua en las unidades dentales por su potencial para incrementar los números y/o la patogenicidad de los microorganismos en las líneas de agua.

Sustento: Los calentadores de baja temperatura para entibiar el agua de la unidad dental están diseñados para mantener el agua a la temperatura del cuerpo humano. Esto puede estimular la proliferación bacteriana y podría seleccionar organismos preadaptados para crecer a la temperatura corporal. El agua en sistemas de recipientes separados, que se mantienen a temperatura ambiente, puede brindar un confort adecuado al paciente, mientras que impide el crecimiento de patógenos humanos potenciales. Los agentes químicos empleados para el tratamiento de las líneas de agua pueden dañar los calentadores de agua.

Declaración: Los fabricantes de dispositivos, soluciones, y protocolos comercializados para el control de la contaminación microbiana en los sistemas de agua de la unidad dental son responsables por evaluar la seguridad y la eficacia de los productos y obtener los permisos o registros apropiados.

Sustento: Los dispositivos y protocolos no probados pueden ser ineficaces, o potencialmente dañinos para los pacientes, los y trabajadores de la salud dental y para el equipo dental. Los fabricantes de equipo dental están obligados legal y éticamente a garantizar la seguridad y eficacia de los dispositivos que declaran mejorar la calidad del agua usada en el tratamiento dental.

Declaración: Los dispositivos y agentes químicos comercializados para el control de la contaminación microbiana en los sistemas de agua de la unidad dental deben estar autorizados por la FDA y/o registrados con la EPA según sea apropiado. Actualmente parece no existir un proceso factible para lograr esto. Por lo tanto, la FDA y la EPA deberán trabajar con las organizaciones profesionales, la industria dental y las corporaciones que establecen los estándares, como el Instituto de Estándares Nacionales Americanos (ANSI, por sus siglas en inglés) para desarrollar una estrategia factible para la autorización y registro de productos para mejorar y mantener la calidad del agua empleada durante el tratamiento dental.

Sustento: La FDA regula los sistemas tratamiento y suministro del agua de la unidad dental como dispositivos médicos sujetos a requisitos pre-mercadeo bajo el Acta Federal de Alimentos, Drogas y Cosméticos (ADC, por sus siglas en inglés). La FDA también debe autorizar la comercialización de agentes químicos que estarán presentes continuamente en el agua usada para el tratamiento dental. Como resultado de los mandatos constitucionales entre las dos agencias, todos los otros germicidas químicos con leyendas para su aplicación a líneas agua en las unidades dentales deben ahora ser registradas con la EPA según lo dicta el Acta Federal de Insecticidas, Fungicidas y Rodenticidas (FIFRA, por sus siglas en inglés). La OSAP esta consciente de que ni la EPA ni la FDA tienen actualmente procedimientos reguladores para esta aplicación comercial. Este obstáculo en la regulación ha creado mucha confusión entre los dentistas y la industria dental y ha desalentado el desarrollo, mercadeo y uso de productos seguros y eficaces.

Declaración: Los fabricantes de agentes químicos deben proporcionar hojas informativas sobre la seguridad de sus materiales y otra información pertinente requerida por la OSHA.

Sustento: Los agentes químicos para el control de la contaminación microbiana en los sistemas de agua de la unidad dental deben ser seguros para los pacientes y los trabajadores de la salud dental cuando se usan de acuerdo con su instructivo. Además, si el agente químico no es removido totalmente, sólo deben quedar niveles seguros de residuos en el agua empleada para el tratamiento dental. Todos los productos químicos usados en los sistemas de agua de la unidad dental deben cumplir con todos los requisitos federales y estatales sobre seguridad y salud ocupacional.

Declaración: Los agentes químicos que están continuamente presentes en el suministro de agua de la unidad dental o que dejan residuos detectables deben ser compatibles con los materiales de restauración. Para aseverar que un agente no tiene efecto sobre materiales dentales, un fabricante debe realizar pruebas apropiadas e informar al usuario si las soluciones para el tratamiento del agua pueden ser incompatibles con materiales específicos de restauración.

Sustento: Los agentes químicos y sus residuos presentes en el agua de la unidad dental pueden tener efectos no intencionados en los materiales de restauración dental. Se han publicado estudios que sugieren que algunos productos pueden contener sustancias que pueden interferir con los materiales dentales adhesivos [20, 21].

Declaración: Los dispositivos y agentes químicos comercializados para el control de la contaminación microbiana en los sistemas de agua de la unidad dental deben ser compatibles con los materiales usados en la construcción de unidades dentales. Los fabricantes deben realizar pruebas apropiadas de compatibilidad con los materiales comúnmente usados en las líneas de agua de la unidad dental y deben informar al usuario si los dispositivos o soluciones pueden ser incompatibles con los sistemas de suministro del agua.

Sustento: Los agentes químicos pueden tener efectos no intencionados en los materiales usados para la construcción de las líneas de agua y pueden dañar los componentes o producir subproductos del desinfectante potencialmente peligrosos [22]. Esta preocupación es más aguda para los dispositivos o agentes químicos que pueden ser usados en una gran variedad de unidades dentales.

Declaración: Los sistemas de agua en la unidad dental deben ser diseñados para prevenir la retracción de materiales del paciente en todo lo posible. Los fabricantes deberían proveer instructivos para las pruebas periódicas, mantenimiento o reemplazo de los componentes intencionados para este propósito.

Sustento: La retracción de materiales del paciente por los sistemas de agua en la unidad dental ofrece el potencial para la transmisión de paciente-a-paciente, ya sea directamente, o al permitir la colonización de las biopelículas de las líneas de agua por organismos bucales. Hay evidencia de que el desempeño de los dispositivos anti-retracción -ya sean activos o pasivos-pude declinar con el tiempo [23]. Los fabricantes deben estar conscientes de las limitaciones de los dispositivos instalados en sus unidades dentales y dar al usuario orientación apropiada para mantener un desempeño óptimo.

Declaración: Todos los dispositivos y soluciones comercializadas con el propósito de mejorar, mantener, o monitorear la calidad del agua empleada en el tratamiento dental deben tener precauciones claramente escritas e instrucciones al usuario para la instalación, uso y mantenimiento. Idealmente, los dispositivos y protocolos deben estar diseñados para minimizar la intervención del usuario.

Sustento: Los métodos de tratamiento para controlar la contaminación microbiana del agua pueden ser sensibles a la técnica de empleo. Los instructivos sencillos y bien escritos pueden incrementar las posibilidades de éxito clínico y reducir el potencial de dañar el equipo o lesionar al personal o a los pacientes. La mayor automatización de los procedimientos puede ahorrar tiempo y reducir el potencial para los errores humanos.

Declaración: Los fabricantes de dispositivos y agentes químicos para mejorar el agua de la unidad dental deben utilizar métodos de validación para desarrollar medidas de comprobación de resultados y herramientas de administración para el monitoreo clínico. El monitoreo clínico es un proceso de control de calidad y no está dirigido a revalidar la eficacia del proceso. Los métodos microbiológicos deben ser consistentes con los estándares reconocidos para la cuantificación de bacterias heterotróficas en el agua [16, 24].

Sustento: El propósito primario del monitoreo debe ser la identificación de errores o incumplimiento, ya que los métodos de tratamiento recomendados por el fabricante deberían ser validados en el laboratorio antes de su comercialización. El monitoreo puede brindar, también, una retroalimentación positiva sobre el cumplimiento del personal odontológico, pues el incumplimiento es identificado como una causa importante de la falla en la cínica [25]. El uso de cuentas en placas heterotróficas (CPH) u otros métodos científicamente validados pueden ser correlacionados con los métodos de evaluación utilizados por las autoridades de salud pública para probar el agua potable.

Declaración: No se recomiendan las pruebas de rutina para identificar organismos específicos como Legionella o Pseudomonas. Estas pruebas deberán ser realizadas solo para investigar sospechas de enfermedades transmisibles por el agua, según lo indiquen las autoridades sanitarias de la localidad.

Sustento: De la misma manera en que hay poca necesidad para cultivar las superficies ambientales o los instrumentos después de los procedimientos de esterilización, hay pocas razones para evaluar rutinariamente la presencia de patógenos potenciales, como Legionella o Pseudomonas, en el agua de la unidad dental, ya que la mayoría de los métodos son para estudiar toda la biopelícula y no para buscar especies específicas. Los lineamientos actuales del CDC no recomiendan la evaluación rutinaria de las superficies ambientales en sitios de atención a la salud [26]. Un resultado negativo en un cultivo para un patógeno difícil de cultivar, como Legionella, en un momento específico puede dar una falsa seguridad del agua de la unidad dental. No es necesario realizar muestreos específicos, a menos que se cambie el tratamiento del agua cuando se recuperen estos microorganismos. El aislamiento documentado de organismos patógenos de los sistemas de agua de la unidad dental puede tener implicaciones médico-legales para el consultorio dental.

Declaración sobre la responsabilidad de los clínicos

Declaración: Los consultorios dentales inmediatamente deben tomar medidas prudentes para brindar agua de calidad para el tratamiento dental y asegurar un ambiente seguro y saludable para los pacientes y el personal. La OSAP recomienda que todos los dentistas activos tomen los siguientes pasos:

1. Revisen la literatura científica para lograr la comprensión sobre la naturaleza y riesgos potenciales asociados con la contaminación de las líneas de agua.

2. Contacten a los fabricantes de unidades dentales y otros dispositivos que usan agua para obtener las recomendaciones actualizadas sobre como mantener la calidad del agua empleada en el tratamiento dental.

3. Cuando se reemplacen las unidades dentales y los dispositivos, seleccione productos que pueden mantener la calidad del agua en forma económica y confiable.

4. Obtenga información relevante del fabricante sobre la seguridad, eficacia y relación costo-beneficio de cada producto cuando compre una nueva unidad, aditamentos para modificar unidades, o soluciones germicidas.

Sustento: En procedimientos de terapéutica dental, el uso de agua que no cumple con los estándares establecidos para el agua potable es contrario a los estándares reconocidos para el control de infecciones y tiene el potencial para disminuir la confianza del publico en la profesión odontológica. La carencia actual de evidencia epidemiológica sobre enfermedades o lesiones entre los pacientes o profesionales de la salud dental no justifica la falta de acción.

Conclusiones:

Los métodos de tratamiento, científicamente validados, disponibles actualmente permiten brindar agua de calidad microbiológica aceptable durante el tratamiento dental, con un riesgo mínimo a los pacientes, el personal y el equipo dental. Para asegurar la salud y seguridad de los pacientes y del personal, los fabricantes de quipo dental, dispositivos y agentes químicos para mejorar y mantener la calidad microbiológica del agua empleada en el tratamiento dental deben fundamentar sus esfuerzos en la publicaciones científicas arbitradas.

Las agencias reguladoras federales deben desarrollar procedimientos viables de registro y permisos para ayudar a garantizar la seguridad y eficacia de los productos para mejorar y mantener la calidad microbiológica del agua empleada en el tratamiento dental. La OSAP cree que estas metas pueden lograrse mejor mediante la colaboración entre las agencias gubernamentales, la industria, la academia, y los dentistas. La OSAP y otras organizaciones profesionales deben alentar una agenda de investigación agresiva sobre este tema y continuar con los esfuerzos para educar a la profesión odontológica.

Glosario:

Adhesión/pegado* Una interacción estable de una célula en relación con una superficie. Las células vivas excretan sustancias adherentes desde su superficie, para anclarse en un substrato.

Agente antimicrobiano* Un agente que destruye o inhibe el crecimiento microbiano. Puede incluir materiales también descritos como biocidas, desinfectantes, o germicidas. Los usos y definiciones de estos términos pueden ser más específicos en algunas regulaciones federales y reglamentos (aunque actualmente ni la FDA ni la EPA reconocen estos términos como aseveraciones legales en relación a los sistemas de agua de la unidad dental).

Biopelícula Las comunidades bacterianas productoras de mucosidad que pueden también albergar hongos, algas, y protozoarios. Estos microorganismos colonizan y se reproducen en las superficies interiores de las líneas de agua, para crear acumulaciones microbianas adherentes.

Biocida* Un agente capaz de destruir microorganismos; sin embargo, puede no ser 100% efectivo. En lo referente a biopelículas se puede definir como: Un químico empleado para desinfectar o remover los efectos negativos de las biopelículas. Ver también agente antimicrobiano, desinfectante, germicida.

Unidad formadora de colonias* abreviado UFC, El número mínimo de células separables sobre la superficie, o dentro, de un medio de agar semi-sólido que da lugar al desarrollo de una colonia visible del orden de decenas de millones de células descendientes. Las UFC pueden ser pares, cadena o racimos, así como células individuales y se expresan como unidades formadoras de colonias por mililitro (UFC/mL).

Agua empleada en el tratamiento dental Agua no estéril que se usa en los procedimientos de terapéutica dental, incluye la irrigación de sitios de operatoria no-quirúrgica y para enfriar los equipos de alta velocidad y ultrasónicos.

Líneas de agua de la unidad dental (LAUD) conductos de pequeño calibre, normalmente hechos de plástico, que se emplean para conducir por la unidad dental el agua empleada para el tratamiento.

Desinfectante según lo definen los documentos actuales de la FDA: Un agente químico que elimina un rango definido de microorganismos patógenos, pero no necesariamente todas las formas de vida microbiana (por ejemplo las endoesporas bacterianas). [Rutala, 1990].

Desinfección según la definen los documentos actuales de la FDA: La destrucción de microorganismos patógenos y otros tipos de microorganismos por medios térmicos o químicos. La desinfección es un proceso menos letal que la esterilización, ya que destruye la mayoría de los microorganismos patógenos reconocidos, pero no necesariamente todas las formas de vida microbiana como las endoesporas bacterianas. Los procesos de desinfección no garantizan el margen de seguridad asociado con los procesos de esterilización. (AAMI, Asociación para el Avance de la Instrumentación Médica, 1995)[AAMI, 1995].

Agua potable según la definen los estándares microbiológicos de la EPA: La regla para el tratamiento de aguas superficiales incluye los siguientes límites de contaminantes microbianos en el agua de superficie o en las aguas subterráneas influenciadas por las aguas de superficie:

· Giardia lamblia: 99.9% muertas/inactivadas

· Virus: 99.99 muertos/inactivados

· Legionella: Sin límite, pero la EPA cree que si si Giardia y virus son inactivados, la Legionella también estará controlada.

· CHP: no más de 500 colonias bacterianas por mililitro.

· No más de 5% de las muestras en un mes positivas para coliformes. Todas las cuentas positivas para coliformes totales deben ser analizadas para la presencia de coliformes fecales. No puede haber ningún coliforme fecal. (la presencia de coliformes fecales y Escherichia coli indica que el agua puede estar contaminada con desechos humanos o animales que pueden causar diarrea, cólicos, nausea, dolor de cabeza, y otros síntomas.)

Germicida según lo definen los documentos actuales de la FDA: Un agente que destruye microorganismos, especialmente microorganismos patógenos. Otras categorías de agentes que emplean el sufijo "-cida" (virucida, fungicida, bactericida, esporicida, tuberculocida) destruyen los microorganismos identificados por el prefijo. [Block, 1999]. Ver también agente antimicrobiano, biocida, desinfectante.

Glucocalix* Material polimérico extracelular producido por algunas bacterias. El término fue originalmente aplicado a la matriz de polisacáridos extracelulares excretados por las células epiteliales para formar una cubierta sobre la superficie del tejido epitelial. Un término general para los compuestos de polisacárido fuera de la pared celular bacteriana, también se le puede llamar cubierta mucosa, polisacárido extracelular (PSE), o polímero de la matriz.

Bacterias heterotróficas* Aquellas bacterias que requieren de una fuente de carbono orgánico para su crecimiento, por ejemplo, ellas obtienen energía y carbono de los compuestos orgánicos. El adjetivo "mesofílico" se emplea para describir a las bacterias que crecen mejor en los rangos intermedios de la temperatura ambiente.

Bacterias del conteo de placas heterotróficas* Abreviado bacterias CPH, bacterias que pueden crecer en placas de medio heterotrófico no selectivo.

Recipientes independientes de agua Un contenedor empleado para almacenar y suministrar agua u otras soluciones a las piezas de mano y jeringas aire-agua, de la unidad dental. El recipiente de agua independiente también aísla el agua de la unidad de los sistemas municipales de suministro. Puede venir como parte del equipo original o como un dispositivo adaptable a a todas las unidades dentales modernas.

Dispositivo médico según lo define el Acta Federal de alimentos, Drogas y Cosméticos: Un instrumento, aparato, implemento, maquina, invención, implante, reactivo in vitro, u otro artículo similar relacionado, que incluya cualquier componente, parte, o accesorio que sea (1) reconocido en el formulario nacional, la Farmacopea de los Estados Unidos, o cualquiera de sus suplementos; (2) para su uso en el diagnóstico de las enfermedades u otras condiciones, o en la cura, alivio, tratamiento o prevención de la enfermedad en humanos o animales; o (3) para afectar la estructura o cualquier función del cuerpo humano o de otros animales, que no logra su propósito primario mediante acción química en cuerpo del humano u otros animales, y no depende de ser metabolizado para lograr sus propósitos principales.

Microfiltración Uso de membranas filtrantes para atrapar microorganismos suspendidos en el agua. En el uso odontológico, los filtros se instalan usualmente en las líneas de agua de la unidad dental cerca del punto de uso, como un dispositivo adaptable. La microfiltración normalmente se da entre 0.03 y 10 micrones (micrómetros), Los filtros de sedimento comúnmente instalados en los reguladores de las unidades dentales tienen un rango de 20 a 90 micrones y no funcionan como filtros microbiológicos.

Retracción La entrada de fluidos bucales y microorganismos a las líneas de agua como resultado de la presión negativa del agua y otros procesos hydrodinámicos. También se describe como "succión reversa".

Estéril según lo definen los documentos actuales de la FDA: Ausencia de todo microorganismo viviente; en la práctica se define como en función de la probabilidad, por ejemplo, como la probabilidad de un microorganismo sobreviviente sea de uno en un millón [AAMI, 1995].

Agua estéril para irrigar Es el agua que cumple con la descripción publicada en una monografía de la USP, con varias especificaciones que incluyen los límites de pirógenos (endotoxina bacteriana) y otras impurezas. "Agua estéril para la irrigación" es un producto "terminado" que se envasa y etiqueta para su uso no intravenoso en la irrigación quirúrgica.

* son definiciones usadas con el permiso del Centro para la Ingeniería de Biopelículas, Universidad Estatal de Montana.

[Rutala, 1990]

[AAMI, 1995]

[Block, 1999]

Editores de las declaraciones:

Shannon E. Mills, DDS, US Air Force

Phil Westover, A-dec, Inc.

Miembros del grupo de trabajo:

Juliet Alsina, Millipore Corporation

Nancy Andrews, RDH, PERIOgiene Inc.

Bill Bird, DDS, DPH, Universit of California, San Francisco, School of Dentistry

Dave Blazo, Pall Corporation

Peggy Creech, Pall Corporation

Dave Deeley, Micrylium Laboratories

Richards Karpay, DDS, MPH, Hillsborough County Dental Research Center.

Don Marianos, DDS, MS, US Public Health Service (retired)

Thad Overmyer, DDS, Mycryliium laboratories

Raghunath Puttaiah, BDS, MPH, Texas A&M University Baylor College of Dentistry

Barbara Sanford, PhD, University of Texas Helath Science Center, San Antonio

Carol Sims DDS, University of Texas Health Science Center, San Antonio

Kathy Souza, Millipore Corporation

Wendy Warren, PhD, Biomedical Development Corporation

Las afiliaciones se enlistan sólo para fines de identificación. Las opiniones expresadas en ente documento de POSTURA son las de la OSAP y no necesariamente expresan la postura oficial de otras organizaciones, corporaciones, agencias gubernamentales, o instituciones académicas.

REFERENCES CITED

1. Costerton J W, Lewandowski Z, Caldweil DE, et al. Microbial Biofllms. Annu Rev Microbiol 1995;49:711-45

2. Barbeau J, Tanguay R, Faucher E et al. Multiparametric analysis of waterline contamination in dental units. Appl Environ Microbiol 1996;62(11):3954-9.

3. Kelstrup J, Funder.-Nielsen T, Theilade J. Microbial aggregate contamination of water lines in dental equipment and its control. Acta Path Scand 1977; 85: 177-83.

4. Atlas RM, Williams JF, and Huntington MK. Legionella contamination of dental-unit waters. Appl Environ Microbiol 1995;61(4):1208-13.

5. Challacombe SJ, Femandes LL. Detecting Legionella pneumophila in water systems: a comparison of various dental units. J Am Dent Assoc 1995; 126:603-8.

6. Schulze-Robbecke R., Feldmann C, Janning, B. et al. Dental units: an environmental study of sources of potentially pathogenic mycobacteria. Tuber Lung Dis 1995-76(4):318-23.

7. Clark, A., Bacterial colonization of dental units and the nasal flora of dental personnel. Proc Roy Soc Med 1974;1974(67):1269.

8. Fotos P.G., Westfall, HH, Snyder IS, Miller RW, Mutchler BM. Prevalence of Legionella- specific IgG and IgM antibody in a dental clinic population. J Hosp Infecl985;64:1382-5,

9. Reinthaler FF, Mascher F, Stunzner D. Serological examinations for antibodies against Legionella species in dental personnel. J Dent Res 1988;67(6):942-3.

10. Martin NW, The significance of the bacterial contamination of dental unit water systems. Br. Dent. J 1987;163:152-3.

11. Occupational Safety and Health Administration, OSHA Technical manual TED 1-0. 1 5A, 1999, US Dept of Labor.

12. Centers for Disease Control, and Prevention: Recommended infection control practices for dentistry, 1993. MMWR 1993;42(No. RR-8):1-12.

13. Shearer BG. Biofilm and the dental office [published erratum appears in J Am Dent Assoc 1996 Apr;127(4):4361. JADA 1996;127(2):181-9.

14. Dental unit waterlines: approaching the year 2000. ADA Council on Scientific Affairs. J ADA 1999;130(11):1653-64.

15. Environmental Protection Agency, National Primary Drinking Water Regulations, 1999, available at http://www.epa.gov/OGWDW/wot/appa.html, 1999, Environmental Protection Agency.

16. Standard Methods for the Examination of Water and Wastewater. Eaton AD, Clesceri LS, Greenberg AE, Editor. 1999, American Public Health Association. 9-34 - 9-41, American Waterworks Association, Water Enviromnent Federation: Washington DC.

17. United States Pharmacopeial Convention, USP. Water Monograph, USP Sterile water for irrigation, in USP 24, NF 19. 1997, US Pharmacopeial Convention, Rockville MD.

18. Santiago JI, Huntigton MK, Johnston AM, et al. Microbial contamination of dental unit waterlines: Short- and long-term effects of flushing. Gen Dent 1994;42(6):528-44.

19. Mayo, J.A., K.M. Oertling, and S.C. Andrieu, Bacterial biofilm: a source of contamination in dental air-water syringes. Clin Prev Dent, 1990. 12(2): p. 13-20.

20. Roberts HW, Karpay RI, Mills SE. The effect of waterline antimicrobials on dentin bond strength. JADA 2000;131:179-183.

21. Taylor TL, Leonard RH, Mauriello SM, Swift, EJ Jr. Effect of dental unit waterline biocides on enamel bond strengths (Abstract). 1998 OSAP Symposium. Providence RI: Organization for Safety & Asepsis Procedures.

22. Karpay R.I, Plamondon TJ. Mills SE, Dove SB. Combining periodic and continuous sodium hypochlorite treatment to control biofilms in dental unit water systems. JADA 1999;130(7):957-65.

23. Bagga BS, Murphy RA, Anderson JW, Punwani 1. Contamination of dental unit cooling water with oral microorganisms and its prevention. JADA 1984; 1 09(5):712-6.

24. Williams HN, Quinby H, Romberg E., Evaluation and use of a low nutrient medium and reduced incubation temperature to study bacterial contamination in the water of dental units. Can J Microbiol 1994;40:127-31.

25. Williams HN, Kelley J, Folineo D, et al. Assessing microbial contamination in clean water dental units and compliance with disinfection protocol. JADA 1994; 125:1205-11.

26. Bond WW, Hedrick E. Microbiological culturing of environmental and medical- device surfaces, in Clinical microbiology procedures handbook, Section 1 1 Epidemiologic and infection control microbiology, Isenberg HD, Gilchrist MJR, Editors. 1992, American Society for Microbiology: Washington DC. p. 11. 10. 1 - 11.10.9.

Recursos disponibles en Internet

American Dental Association, Statement on Dental unit waterlines, 1995

http://www.ada.org/prac/position/lines.html

Centers for Control and Prevention: Recommended infection control practices for dentistry, 1993. MMWR42 No. RR-8

http://www.cdc.gov/epo/mmwr/preview/mmwrhtml/00021095.htm

Center for biofilm engineering, Montana State University. Interdisciplinary glossary, 1999

http://www.erc.montana.edu/Res-Lib99-SW/glossary/Gterms.html

Environmental protection Agency, National Primary drinking Water Regulations, 1999

http://epa.gov/OGWDW/wot/appa.html

Occupational Safety and Health Administration. OSHA Technical manual TED 1-0.15A, 1999

http://www.osha-slc.gov/dts/osta/otm/otm_toc.html

Organization for Safety and Asepsis Procedures. Issue focus: Dental Unit Waterlines, 1999

http://www.osap.org/water/index.html

Información sobre la Organización

La OSAP es una agrupación de dentistas, personal auxiliar, diversos profesionales de la salud, representantes gubernamentales, miembros de la industria, académicos, e investigadores dedicados al avance del arte y ciencia del control de infecciones y las prácticas seguras en odontología. La OSAP es una fuente de información sobre asepsia y seguridad en odontología, la OSAP trabaja para educar a la comunidad odontológica mediante sus publicaciones, su simposio anual, su sitio de internet (http://www.osap.org/). Para información adicional sobre la organización y los esfuerzos de su fundación educativa, contacte OSAP al 800-298-6727.

 

 

 

OSAP Disclaimer | Please notify our webmaster of any problems with this website.
OSAP thanks its Super Sponsors for their support in 2016. Sponsorship does not imply endorsement by OSAP of a company's products or services.